Derek Jeter superó a Yastrzemski en la lista de hits

Originally posted on Beisbol 007:

ARLINGTON – Fue durante una derrota de los Yankees, así que Derek Jeter no estuvo de humor para celebrar la hazaña de superar a Carl Yastrzemski y adueñarse del séptimo lugar de todos los tiempos en hits conectados.

Jeter dio su imparable número 3,420 el lunes en una derrota de Nueva York por 4-2 en Texas.

“Es una hazaña notable”, dijo Jeter. “Es difícil disfrutarlo cuando perdimos el juego, pero estoy seguro de que cuando termine la temporada, lo veré y tendré la oportunidad de darme cuenta de lo especial que es. Cuando hablas de una lista de los mejores jugadores de todos los tiempos, es bastante especial”.

Jeter se fue de 4-3 con una base por bolas el lunes. Su hit para superar a Yastrzemski fue un sencillo ante el japonés Yu Darvish y fue parte de un bateo y corrido con su compañero en los Yankees, Brett Gardner

View original 89 more words

Chapman sigue maravillando con su velocidad

Originally posted on Beisbol 007:

 

CINCINNATI – El lunes, Aroldis Chapman amenazó con romper su propio récord del pitcheo más rápido grabado en el radar-105.1 millas por hora vs. los Padres el 24 de septiembre del 2010.

En el primer juego de la serie de los Rojos ante los Diamondbacks, el zurdo cubano entró en el noveno inning con el encuentro empatado a una carrera por bando. Chapman ponchó a cada uno de los tres bateadores que enfrentó. Eso no fue lo llamativo, ya que el cerrador de Cincinnati ha logrado esa hazaña nueve veces en el 2014.

Lo extraordinario fue lo siguiente:

–Chapman hizo un total de 20 lanzamientos, de los cuales 15 fueron rectas.

–Ninguna de las bolas rápidas fue medida en menos de 101 millas por hora. El promedio de las 20 fue de 102.

–Chapman alcanzó las 104 millas por hora con un pitcheo a Paul Goldschmidt y en la…

View original 375 more words

Rays con experiencia en remontar en la 2da mitad

 

Lo curioso es que muchos pensaron que ésta era la temporada en que los Rays no iban a necesitar de un repunte al final de la campaña para ganarse un cupo en octubre. Para el Día Inaugural, lucían como el mejor equipo en las Grandes Ligas. Tampa Bay hubiera estado de acuerdo con esa evaluación.

Eso era porque Andrew Friedman, el vicepresidente ejecutivo de operaciones de béisbol del equipo, había hecho su acostumbrada tarea inteligente de formar el roster. Además, contaba con uno de los mejores pilotos en la Gran Carpa, Joe Maddon, para ejecutar el plan en trabajo. Dos estrellas, David Price y Evan Longoria. Un bullpen profundo. Una gran rotación y un defensa sólida.

Y luego todo se vino abajo. Las lesiones diezmaron la rotación. La ofensiva no logró entrar en ritmo. En sentido general — es justo señalar esto — jugaron un béisbol bastante malo. Esto no era típico de uno de los clubes de mayor éxito en los últimos años, el que buscaba llegar a la postemporada por quinta vez en siete años.

Maddon pensaba lo mismo. Reconoció todo lo malo que su conjunto había hecho, pero pensaba no se debía permitir que esto sucediera porque los Rays habían trabajado demasiado fuerte para construir una cultura ganadora.

El piloto no dejó de indicar que su club en algún momento regresaría por el camino correcto. Les dijo a sus jugadores lo mismo. De hecho, les dijo exactamente eso un día de junio. Maddon manifestó que veía bien la manera en que estaban jugando, y que si continuaban haciendo todo de la manera correcta — si seguían jugando fuerte y con inteligencia — le podían dar vuelta a su temporada.

Posiblemente para los Rays sea un día para recordar aquel 10 de junio. Adam Wainwright superó aJake Odorizzi por 1-0, esa noche en el Tropicana Field. Tampa Bay tenía la peor marca en las Grandes Ligas con 24-42 después del juego. El equipo estaba a 15 juegos del primer lugar en la División Este de la Liga Americana y a 11 de uno de los comodines del Joven Circuito.

Cuando los Rays recuerden aquella derrota, puede ser que no sepan explicar exactamente cómo lograron darle vuelta a las cosas. Alex Cobb regresó de la lista de incapacitados para esa época. También Ben Zobrist. Price se encendió. De repente, la ofensiva contó con aportes de todos sus bates en la alineación, especialmente el del jardinero central Desmond Jennings y del novato Kevin Kiermaier.

Y Tampa Bay comenzó a ganar. Y lo continuaron haciendo. Con la victoria de Cobb por 3-0 sobreLance Lynn y los Cardenales el miércoles, los Rays se han llevado 18 de 23 encuentros y tienen marca de 25-11 desde esa derrota del 10 de junio. En dicho trecho han estado entre los tres equipos con más carreras anotadas en la Liga Americana.

Aparte de las estadísticas, hay una confianza que ha crecido y se piensa que éste es el club que deber verse siempre.

Por eso es poco probable que Tampa Bay cambie a Price, Zobrist ni a cualquier otro jugador. Las altas expectativas que tenían los Rays en los Entrenamientos de Primavera todavía son posibles de alcanzar. En vez de deshacerse de piezas y reforzarse para el 2015, Friedman buscará ayuda para el bullpen mientras se acerque la fecha límite de cambios del 31 de julio.

Algunos verán los números y dirán que los Rays no tienen muchas posibilidades. Pese a todo el éxito, aún están con cuatro juegos debajo de los .500 con récord de 49-53. Están a 7.0 juegos de los Orioles en la cima del Este de la Liga Americana. Tendrían que terminar con marca de 41-19 para llegar a las 90 victorias.

Solamente tres equipos en la historia han llegado a alcanzar en algún momento de una temporada los .500 después de caer a 18 partidos por debajo de dicha marca. Fueron los Coroneles de Louisville en 1899 (22 juegos), los Devil Rays del 2004 (18 juegos) y los Marlins del 2006 (20 juegos).

Sin embargo, ninguno de esos equipos terminó su campaña con foja positiva, así que no son un buen ejemplo. En otras palabras, los Rays no pueden darse el lujo de aflojar. Una mala semana podría hundirlos de nuevo en la tabla de posiciones.

Lo que está a su favor es que ya han pasado por esto antes. En el 2010, amarraron su división en el último día de la temporada. En el 2011, borraron una desventaja de 9 ½ juegos en las últimas cinco semanas para ganarse el Comodín. Y la temporada pasada, tuvieron que viajar a Arlington para un juego de desempate contra los Rangers para avanzar a la postemporada.

Entonces, si hay un equipo acostumbrado a esta clase de situaciones, los Rays son los indicados. Este club tiene un gran grupo de abridores. Tiene una ofensiva que ha conseguido excelentes números. El bullpen todavía le genera estrés a Maddon, pero en el panorama del Este de la Liga Americana, no existe un mejor equipo que Tampa Bay en estos momentos.

 

 Richard Justice / MLB.com

Carlos Carrasco se ha crecido en el bullpen de Indios

 

DETROIT — A comienzos de la temporada, el dirigente de los Indios, Terry Francona, no contaría con el venezolano Carlos Carrascoen una situación como la noche del sábado frente a los Tigres. Detroit tenía la parte gruesa de la alineación en la octava entrada con el juego empatado.

Cleveland ha comenzado a confiar más en Carrasco en esta clase de momentos.

“Se lo ha ganado”, expresó Francona. “Pienso que se merece ser tenido en cuenta cuando todo esté de por medio. Parece que ha tirado mejor así, lo que es algo maravilloso”.

Carrasco retiró a sus compatriotas Miguel Cabrera y Víctor Martínez, junto a J.D. Martínez en orden, dejando a los Indios en una posición para que armaran un ataque que al final le dio la victoria a Cleveland en el segundo encuentro de la doble cartelera. Por sí sola, fue una impresionante presentación. En el panorama general, la salida de Carrasco demostró que ha continuado su éxito como relevista.

Desde conseguir marca de 0-3 con 6.95 de efectividad en cuatro aperturas al comienzo de la campaña, Carrasco ha reducido su promedio de carreras limpias a 3.67 en 20 salidas como relevista. Desde el 21 de mayo, el derecho ha registrado una efectividad de 0.72 con 25 ponches y solamente cuatro bases por bolas otorgadas en 25 episodios saliendo del bullpen.

“Me siento bien ahí”, manifestó Carrasco sobre ser parte del grupo de relevistas. “Solamente quiero ayudar al equipo a ganar algunos juegos. Ahora tengo esa oportunidad. Solamente quiero disfrutarla”.

Entre las temporadas del 2013 y 2014, Carrasco lleva foja de 0-7 con 8.18 de efectividad en 11 aperturas en 55 capítulos. En el mismo trecho, el diestro de 27 años de edad tiene récord de 4-0 con un promedio de carreras limpias admitidas de 1.50 en 28 salidas como relevista en 48 innings.

“No estoy seguro, pero parece que tiene otra mentalidad cuando está en el bullpen”, señaló Francona. “Es posible que pueda aplicarlo como abridor. Sé que hay muchas pers

 

Jordan Bastian / MLB.com 

Monte Irvin / Biografia

 

Monte Irvin dijo una vez de su demorado ingreso a las grandes ligas lo siguiente: “Esto debió ocurrir hace unos diez años. Ahora no soy ni la mitad del jugador que era entonces”. Quién sabe lo que hubiera ocurrido si hubiera ingresado en las mayores cuando tenía veinte años, cuando bateó.400 o más tres veces en la LN Negra y el Pittsburgh Courier lo seleccionó como el jardinero izquierdo de su equipo Afro-norteamericano Todos Estrellas de 1952.

Un jugador completo, Irvin bateó para promedios y con poder; atrapó todo lo que venía en su dirección, bien como torpedero o en los jardines y tenía un brazo asombroso. Aunque tuvo un tiempo breve en las Grandes Ligas, tuvo un promedio en su carrera de .293, bateó .300 o más en tres ocasiones y jugó con dos equipos campeones en cinco temporadas completas.
Monford Merrill Irvin nació en Columbia, Alabama, se desplazó a New Jersey, y ganó 16 notas en cuatro años en el Orange Hill School. Como atleta estatal de béisbol, baloncesto y fútbol, a Irvin le ofrecieron una beca de fútbol en Michigan, pero cuando pidió $100 para gastos para ir a Ann Arbor fue rechazado.

En lugar de ir a la Lincoln University, en Pennsylvania, donde a pesar de su interés en ortodoncia, estudiaba para convertirse en un maestro de Historia. Su entrenador, Carl Siebert, intentó interesar a los Yanquis y los Gigantes en él, pero en vano. En 1937, mientras todavía estaba estudiando, Irvin firmó con las Águilas de Newark de Abe y Effa Manley
Aunque la palabra sobre Irvin era: “Busca a alguien que se parezca a Josh Gibson en el plato”, no le ofrecieron bonificación. Abe Manley dijo: “Las bonificaciones solo echan a perder a los jugadores; si usted trabaja por un buen salario, usted se valora más”. Debido a que Irvin todavía no estaba graduado, jugó con un nombre falso, y solo en la ruta. Después de su segundo año de estudios dejó Lincoln para jugar a tiempo completo con las Águilas.
Al igual que otras estrellas Afro-norteamericanas, Irvin participó en la Liga Mexicana Jorge Pasquel. Una vez estaba al bate con dos outs y las bases llenas en la parte baja del noveno. Pasquel llamó al toletero a su oficina privada y le ofreció $200 si su equipo ganaba. Irvin regresó al cajón de bateo e hizo un negocio con el receptor rival Roy Campanella: “Tírame una rápida, y vamos a la mitad”. Campanella estuvo de acuerdo, pero traicionó a Irvin. En espera de la traición, Irvin cazó la curva y la sacó para un jonrón con las bases llenas.
Irvin se unió a las Águilas a tiempo completo en 1939, llegó al equipo All-League como novato y regresó con las Águilas después que sirvió en el Ejército. Sin embargo, Effa Manley batalló diciendo que Irvin estaba todavía bajo contrato con las Eagles y rechazó la oferta de los Dodgers de $2,500. Un año después le ofreció a Irvin a Bill Veeck por $1,000 en un paquete con Larry Doby, pero Veeck rechazó la oferta. Finalmente, los gigantes firmaron a Irvin en 1949 por recomendación del ejecutivo Chub Feeney, quien había ido a la misma escuela secundaria que Irvin.

 

El alto y esbelto bateador de 6′ 1″ y 195 libras tuvo un tiempo difícil ajustándose al pitcheo de las grandes ligas y no logró su paso hasta junio de 1951. Acreditó la mejoría en su adaptación a la técnica de Ralph Kiner de conectar los lanzamientos altos y afuera bien por la banda derecha o por la izquierda, en dependencia de la situación. Ese año Irvin bateó .312, la botó 24 veces y encabezó la liga en impulsadas con 121.
Con Irvin y Bobby Thomson aportando el poder, los gigantes ganaron 54 juegos de los últimos 66 para llevarse el galardón. Privado de las luminarias de las grandes ligas en su mejor época, Irvin sacó el mayor provecho, sin embargo, de su primer juego de Serie Mundial al batear de 5 – 4 con un robo de home en la primera entrada. Lideró a ambos equipos en la serie, robó las últimas dos bases de los Gigantes, y conectó .458 por una causa perdida.
El 2 de abril de 1952, Irvin se fracturó una pierna en un deslizamiento en un juego de entrenamiento de primavera. Aunque regresó para batear 21 cuadrangulares en 1953 y 19 en 1954, sus mejores días ya habían quedado atrás. Después de terminar su carrera con los Cachorros, trabajó en la oficina del comisionado durante muchos años. Fue elegido al Salón de la Fama en 1973.
 

Las sorpresas y los olvidos del roster del Todos Estrellas

Originally posted on Beisbol 007:

 

 

Los rosters del Juego de Estrellas siempre traen controversia por quien entra y quién se queda fuera, pero además porque no existen reglas claras de lo que debe ser un Todos Estrellas en primer lugar. Nunca he estado de acuerdo con el principio de que deben ser los jugadores están teniendo las mejores temporadas de su carrera, porque esa es la manera ideal de dejar fuera a varias estrellas legítimas mientras entran un grupo de jugadores que han tenido dos meses bien calientes pero por pura casualidad.

 

Pero esa filosofía también ignora el propósito original del juego, uno que todavía sigue vigente hoy en día: Esta es la gran noche en la que el béisbol de Grandes Ligas reúne a sus mejores jugadores en un mismo terreno ante una audiencia global. El enfoque debería ser reunir a las grandes estrellas ya establecidas y las que vienen subiendo…

View original 1,817 more words

Las sorpresas y los olvidos del roster del Todos Estrellas

 

 

Los rosters del Juego de Estrellas siempre traen controversia por quien entra y quién se queda fuera, pero además porque no existen reglas claras de lo que debe ser un Todos Estrellas en primer lugar. Nunca he estado de acuerdo con el principio de que deben ser los jugadores están teniendo las mejores temporadas de su carrera, porque esa es la manera ideal de dejar fuera a varias estrellas legítimas mientras entran un grupo de jugadores que han tenido dos meses bien calientes pero por pura casualidad.

 

Pero esa filosofía también ignora el propósito original del juego, uno que todavía sigue vigente hoy en día: Esta es la gran noche en la que el béisbol de Grandes Ligas reúne a sus mejores jugadores en un mismo terreno ante una audiencia global. El enfoque debería ser reunir a las grandes estrellas ya establecidas y las que vienen subiendo, y si eso significa dejar fuera a un jugador que solo ha tenido un solo buen año, pues que así sea.

 

Con eso en mente, aquí les presento mis guías principales cuando hago críticas a los rosters del Todos Estrellas: Ningún jugador debería ser electo a dicho juego por tener una primera mitad que podría ser fácilmente una casualidad, pero el deporte tiene un interés especial en colocar en el partido a algunas estrellas en ascenso para que puedan jugar ante una audiencia nacional. Por supuesto, no se necesitan esas guías para darnos cuenta que hay un gran error en el roster de la Liga Americana. …

 

Liga Americana

 

Scott Kazmir o Mark Buehrle por encima de Chris Sale: Estas dos selecciones son las más tontas de este año, y hay un cierto grado de ridiculez en ambos rosters, así que la barra está bien alta. Sale sería el segundo en la liga en efectividad si calificara, apenas .05 detrás del líder Félix Hernández. Es sexto en la liga en WAR y décimo en rWAR, a pesar de tener 20 entradas lanzadas menos que cualquiera de los lanzadores que están encima de él. Tiene marca de 8-1 si es que realmente les interesa algo tan inútil como el record de ganados y perdidos de un lanzador. Y Sale fue uno de los cinco mejores lanzadores de la liga el año pasado también.

 

¿Acaso los jugadores solo miran las tablas de posiciones de efectividad y se olvidaron de Sale porque no tiene las suficientes entradas para calificar (se queda corto por una entrada) para entrar en dicha tabla? ¿Es realmente difícil de recorder a un tipo que es una amenaza para ganar el Cy Youn si puede llegar a las 200 entradas?

 

Kazmir/Buehrle por encima de Corey Kluber: La omisión de Sale es algo que provoca enojo, mientras que la de Kluber causa más confusión. Se encuentra octavo en la liga en efectividad, quinto en fWAR (que depende del FIP más que de la cantidad de carreras anotadas permitidas) y sexto en ponches. Él y Sale están en la boleta de los últimos cinco en la Liga Americana, pero ambos deberían estar en el juego comoquiera, y asumiendo que Sale sale electo en esa votación, espero que el manager John Farrell seleccione a Kluber para llenar los huecos por lesión.

 

Víctor Martínez sobre Ian Kinsler y Kyle Seager: Kinsler está tercero en la Liga Americana en WAR este año y Seager es séptimo, y ambos no fueron escogidos al equipo Todos Estrellas, a pesar de haber estado en ese nivel anteriormente. De acuerdo, en el caso de Kinsler eso fue hace algunos años, pero no es como que estemos hablando de un jugador veterano de liga menor que tuvo un buen medio año por casualidad. Su exclusion no se trata de una selección específica por encima de ellos, sino de una gran cantidad de jugadores marginalmente peores que esos dos llenando un hueco en el roster.

 

Víctor Martínez Tigres
Rick Osentoski/USA TODAY SportsVíctor Martínez está teniendo una gran temporada en el plato, pero no va a poder ayudar en la defensa.

Enviar a dos bateadores designados es probablemente la peor opción, ya que los jugadores seleccionaron a Martínez — un buen jugador con una temporada sobresaliente — para unirlo al seleccionado por los fanáticosNelson Cruz. El equipo no necesita múltiples bateadores designados, y Seager podría potencialmente moverse a la segunda base si surge la necesidad (aunque es una base que ha jugado esporádicamente en las mayores, y la última vez que lo hizo fue en 2012).

 

Yo también habría seleccionado a cualquiera de estos chicos por encima del seleccionado por Farrell Brandon Moss, que es probablemente el cuarto mejor primera base en la liga y un defensor por debajo del promedio en las esquinas de los jardines. La lesión de Edwin Encarnación debería permitir que Farrell escoja a uno de estos dos candidatos merecedores a dicho puesto en el juego.

 

Aunque pienso que cuatro relevistas es un número muy grande para un roster de Juego de Estrellas, los jugadores seleccionaron tres de los mejores en la liga, incluyendo los primeros dos en fWAR, y Farrell añadieron al cerrador de los Mellizos Glen Perkins, un muy buen relevista que casualmente lanza para el equipo anfitrión. Comparado con el cuerpo de lanzadores de la Liga Nacional, este grupo de relevistas luce completamente racional.

 

Y finalmente, da un poco de vergüenza que Jeff Samardzija se pierda el juego porque fue cambiado el día antes de anunciarse las selecciones. Incluso si él no pudiese lanzar, se le debería permitir asistir y participar como un Todos Estrellas, aunque lo haría con el uniforme de su nuevo equipo.

 

Liga Nacional

 

Devin Mesoraco sobre Buster Posey: Sí, uno no querría tener presente a uno de los 10, quizás uno de las cinco mejores estrellas más reconocidas en el béisbol, ganador del JMV que ha producido un WAR de 2 esta temporada, en el Juego de Estrellas. Es mejor poner a Mesoraco, un jugador sólido que está teniendo su primera temporada productive en dos tercios de los turnos que Posey ha tenido, en el juego.

 

Esta es la más reciente encarnación del mito de que se supone que el Juego de Estrellas debe ser solamente para los que mejor luzcan en la presente temporada. Pero no debe ser así. Las estrellas no nacen en un lapso de 70 juegos. Posey sigue siendo uno de los 10 mejores jugadores en la Liga Nacional, y el deporte en general está peor por su omisión en favor de un jugador que ha lucido como un Todos Estrellas por solo 50 partidos.

 

Aramis Ramírez sobre Anthony Rendón: Ramirez no está jugando como un Todos Estrellas este año, y no jugó como uno tampoco el año pasado, incluso cuando no se perdió la mitad de la temporada por lesión. Se encuentra en el 13er puesto entre los antesalistas de la Liga Nacional en rWAR este año y es un defensor por debjao del promedio en la antesala que no se embasa con frecuencia.

 

En general el puesto de antesalista en la Liga Nacional es débil, pero Rendón se ubica segundo en la liga en las dos versiones del WAR, supera en bate a Ramírez en todas las estadísticas, y juega una defensiva por encima del promedio. Es una estrella en ascenso, un ex seleccionado entre los primeros 10 del sorteo que está teniendo su año de ascenso al estrellato y que ha vuelto a su posición natural. Él pertenece aquí por encima del decepcionante Ramírez y también por encima de Matt Carpenter, quien ha dado un paso atrás luego de tener en 2013 el mejor año de su carrera.

 

Josh Harrison por encima de muchos jugadores: Harrison es la antítesis del Todos Estrellas, el Mike Sharperson de este juego, excepto que Sharperson fue el token de los Dodgers en un año en el que no habían candidatos reales, mientras que Harrison está aquí junto con Andrew McCutchen, uno de los mejores jugadores en la historia de los Piratas de Pittsburgh.

 

Billy Hamilton Rojos
Michael Hickey/Getty Images¿Quién no querría ver a Billy Hamilton en los senderos en el Juego de Estrellas?

Puedo entender que Jason Heyward — cuyo rWAR es el tercero y el fWAR es el quinto en la Liga Nacional, pero cuyo éxito está basado mayormente en su defensiva superior — no sea electo. Pero ¿dónde está el potencial Novato del Año Billy Hamilton, con una actuación que amerita una inclusión, pero que además tiene una herramienta específica que lo hace una buena arma táctica si Mike Mathenyquisiera dirigir como si el juego contara?

 

¿Hay alguna situación en la que ustedes preferirían tener a Josh Harrison en la alineación o en el plato en vez de, digamos, Justin Upton? Si quisieran otro bate en el banco, ¿qué tal Anthony Rizzo, quien se une a Upton y Rendón en la votación de los últimos cinco?

 

Solo puedo asumir que Harrison está aquí como un candidato a súper utility, que la liga forzó a Matheny a seleccionarlo, porque odiaría pensar que el manager de los Cardenales cree que Harrison, que tenía un porcentaje de embase de por vida de .280 al entrar al 2014, realmente amerite se seleccionado basado en 70 juegos en su carrera.

 

Tyson Ross sobre Stephen Strasburg: Ross es la ficha de los Padres, y esa es una regla muy, muy estúpida; si eres gerente de un equipo o dueño y no quieren ver a su equipo fuera del Juego de Estrellas, traten de tener mejores jugadores. Mientras tanto, el líder en ponches en la Liga Nacional se va para su casa, y no es la primera vez que Strasburg tiene éxito en las mayores.

 

Ha recibido muy poca ayuda de su defensiva, con un BABIP de .348, pero también ha tenido un poco característico mal año con gente en base, al permitir números de .311/.354/.439 que son muy por encima de su promedio de por vida. Si solo miran los números del 2014 y solo a su efectividad (o efectividad y record de ganados y perdidos), él no luce como un Todos Estrellas. Si miramos las cosas que puede controlar, y su historial más allá de esta temporada, claramente debe estar ahí. Y él tiene el factor fama en su esquina también; la gente podría sintonizar el juego solo por verlo lanzar a él.

 

Además yo habría intentado poner también a Hyun-Jin Ryu en la plantillar; es uno de los 10 mejores en la LN en fWAR, obteniendo grandes resultados con su nueva curva, y tener un jugador nacido en Corea en el juego le daría impulso a los ratings del partido en Corea.

 

Relevistas medios sobre abridores: Cada año, tenemos relevistas del medio en el partido tras haber tenido una buena primera mitad por pura casualidad, cuando antes todo se trataba de tener los mejores lanzadores abridores en cada liga. Pat Neshek ha sido una gran historia este año, pero ¿debería estar en el juego basado en su actuación de 35 entradas — cuando era un relevista de nivel reemplazo el año pasado — por encima de Ryu o Strasburg o Henderson Álvarez?

 

¿Y qué tal Tony Watson, cuya efectividad de 0.89 realmente no refleja cómo ha lanzado este año, y ciertamente no es algo sostenible más allá de esta pequeña muestra? Nadie sintoniza el juego para ver relevistas medios, quien tiende a ser una clase de jugador con picos cortos, por encima de abridores mejores y más conocidos quienes también probablemente sean igual de efectivos cuando laboran en una sola entrada. Cinco relevistas en un roster de un Juego de Estrellas es demasiado.

 

Keith Law