ARMANDO CAPIRÓ, UN DESPERDICIO INCREÍBLE

Originally posted on Beisbol 007:

capiro combinado

Por Andrés Pascual
En la Cuba de antes cualquier pelotero o boxeador de condiciones era “descubierto”, si vivía en el campo, por recomendación de alguien con cierto poder económico y un par de “relaciones”; entonces se lo proponían al circuito amateur, donde podía jugar, si era blanco, en la Liga Nacional; si negro, en la Liga Interfuerzas Armadas, en la Semi-Profesional, en la Social o, después de 1944, en la Liga Azucarera Pedro Betancourt, que la formaron novenas de Las Villas y Matanzas, por lo general Centrales.

Otra liga que se organizó para competir contra la de Pedro Betancourt fue la del ex pelotero Alberto Hernández, conocido como Saguita, sin resultados satisfactorios por el poder económico de la competencia.
Para que un pelotero no saltara al profesionalismo en Cuba, tenía que asegurarlo el club amateur que lo tenía en róster, con un buen trabajo y mejores condiciones de vida, como…

View original 969 more words

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s